Educación

Objetivo: ¡un perro bien educado!

Para conseguir que nuestro cachorro sea obediente y desarrolle un buen comportamiento, su educación debe comenzar tan pronto como sea posible, a una edad en la que tenga, por naturaleza, una gran capacidad para aprender.

Para el beneficio de todos, tu perro debe entender algunas normas básicas. No dudes en solicitar ayuda profesional para el adiestramiento de tu perro. Hay muchos clubes o “centros de adiestramiento” que pueden ayudarte en esta misión.

Educación

Pautas a seguir

Cuando tu cachorro llegue a casa, es muy probable que no esté educado y no sabrá dónde debe hacer sus necesidades. Sólo no lo hará en su cama, pues un perro no suele ensuciar el lugar donde duerme.

- Recuerda que la mayoría de “accidentes” se producen por permitir que el cachorro disfrute, ya desde un primer momento, de mucha libertad.

- Mantén a tu cachorro en las habitaciones en las que la familia pasa la mayor parte del tiempo.

- Encierra al cachorro en caso de que no puedas supervisarle.

- Dale de comer a intervalos regulares.

- Felicita a tu cachorro cuando haga sus necesidades fuera de la casa. Dado que dicha felicitación debería realizarse inmediatamente después de que el perro haya hecho algo bien, deberás felicitarle en el exterior de la casa.

- En ningún caso castigues o reprendas al cachorro si éste ha tenido un «accidente». En vez de ello, deberás evitar que tu cachorro tenga la necesidad de hacer sus necesidades dentro de casa.

- No esperes a que tu cachorro muestre señales inequívocas de que necesita salir. La mayoría de los cachorros no aprenden a mostrar dicha necesidad hasta que aprenden cómo “aguantarse” si están en casa. Sácalo con frecuencia a la calle.

- Unos estrictos horarios son muy importantes en su educación.

No esperes a que tu cachorro muestre señales inequívocas de que necesita salir.
No le castigues si ha tenido un “accidente”.
Mantén un estricto horario de comidas y salidas, siempre a la misma hora.

Volver al inicio